La salud mental en los adultos mayores

Los adultos de la tercera edad están mucho más expuestos a enfermedades degenerativas, esto no es ninguna novedad. Lo que sí es una sorpresa es la cifra de salud mental: el 20% de los adultos mayores padecen alguna enfermedad o trastorno psicológico, según la Universidad de Medicina de Miami. A esto se le suman los inconvenientes físicos típicos que suelen aparecer que, junto a los anteriores, deterioran la calidad de vida de manera notable.

Las dos mayores afecciones sufridas por los ancianos son la depresión y la ansiedad. La primera trae como consecuencias la incapacidad de ser feliz, el deterioro físico y mental y un aumento significativo de la mortalidad. La ansiedad, por su parte, está asociada en esta edad con un desmejoramiento importante de la vida social, familiar y laboral, impactando en las relaciones humanas claves para mantener la vitalidad que se pierde con el paso del tiempo.

 

La depresión y la ansiedad son enfermedades típicas de la tercera edad.

 

Entre este rango etario, las personas en situación de vulnerabilidad socioeconómica se ven más afectadas, debido a las dificultades monetarias que acarrea llevar adelante un tratamiento psicológico serio, con el agravante de los bajos ingresos que perciben los jubilados en Argentina.

Actualmente, la población mundial está envejeciendo a un ritmo de verdadero vértigo. Según apuntan las tendencias que se manejan a día de hoy, en el año 2050, el 22% de los habitantes de todo el mundo tendrá más de 60 años. En términos absolutos, esto implica una población de 2.000 millones de personas mayores de 60 años a nivel global.

 

La actividad física previene y combate las enfermedades mentales de la tercera edad.

 

La mejor forma de prevención de enfermedades mentales es un estilo de vida saludable, que incluya dietas sanas y nutritivas, y actividad física diaria, la que la edad y el estado corporal permita. Es de gran importancia evitar el sedentarismo y mantener el cuerpo activo, sobre todo para quienes tienen acceso limitado a los tratamientos de salud mental.

 

La natación es un gran aliado en la mejora de la presión arterial y de la salud cardiovascular. La meditación diaria combate el estrés, la depresión y la ansiedad.

 

La natación, la meditación, el yoga y la abundante ingesta de frutas y verduras son muy buenas armas en la lucha contra las enfermedades que más afectan a los mayores de 60 años. La salud física y mental están íntimamente relacionadas, y deben entenderse como un todo y no como aspectos separados.

 

Juan Antonio Castro

About the author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.