¡Cuidado con la diarrea estival!

4 Ene

Una grave enfermedad afecta a los más pequeños de la familia en esta época. Enterate qué es y cómo evitar que tus hijos la tengan.

La diarrea estival es el aumento de las deposiciones líquidas o de menor consistencia que la normal que se produce en el verano. La enfermedad afecta a niños menores de cinco años, siendo más grave para los pequeños de menos de dos años.inodoro

“Generalmente tiene un aspecto infeccioso, de origen bacteriano, producto de la Escherichia coli, endémica en nuestro país. Esta bacteria es la que provoca el síndrome hemolítico urémico”, cuenta la doctora Silvia Ferreyra, pediatra y subdirectora del Hospital Pediátrico, y agrega que este tipo de diarrea es producto de otras bacterias como la salmonella y la shigella.

La Escherichia coli se contrae a través del consumo de carne mal cocida, especialmente la picada, de verduras mal horneadas o higienizadas con agua no potable, o a partir del consumo de esta última, mientras que las otras dos bacterias ingresan al cuerpo cuando se consume alimentos que no respetaron la cadena de frío.

Cómo actuar. Si tu hijo presenta síntomas de diarrea estival debes hidratarlo de manera gradual y fraccionada para evitar que tenga vómitos. Dale de beber agua con minerales. Si está en edad de lactancia, es fundamental que la mantengas.

En caso de que la diarrea continúe durante 24 horas o cinco deposiciones, o esté acompañada de vómitos e inapetencia, no dudes en consultar a un médico para prevenir la deshidratación. Si la hay deposiciones con sangre debes concurrir de manera urgente a un hospital.

…………………….

¿Cómo prevenirla?

» Brindar una alimentación segura cocinando adecuadamente los alimentos (la carne a 70º), conservando la cadena de frío y lavando correctamente las verduras y utensilios. Además, procurar usar tablas y cuchillos diferentes para cortar carne y verduras.

» No olvidar el lavado de manos antes y después de cocinar los alimentos, antes de comer y después de ir al baño.

» Desechar correctamente los pañales.

» Utilizar sólo agua segura, es decir, potable o potabilizada.

» Tener el carnet de vacunación completo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *