CARTA ABIERTA A MIS COLEGAS DE TODO EL PAÍS

20 Dic

Estimados colegas. Seré sincero y directo, como siempre. Sin eufemismos.
Más que la tradicional salutación por las festividades de fin de año, son las circunstancias y el peso de la realidad más las urgencias las que me llevan a comunicarme con ustedes a esta altura de diciembre.
Y si lo hago en forma pública es porque siempre fui partidario de la transparencia, de abrir el juego y propiciar el debate, a la vista de todos, blanco sobre negro, ya que el problema no es de unos pocos privilegiados sino de la mayoría de nosotros. Los privilegiados no tienen problemas. Y por como veo la cosa, dudo que los vayan a tener.
Si bien es cierto que para conducir las instituciones en búsqueda de solucionar los problemas estamos los dirigentes porque para eso nos eligieron, no es menos cierto que a mayor información mayor compromiso de cada uno de nosotros. Enterándose de lo que ocurre, con la verdad en carne propia, nadie podrá decir después que no lo sabía. Involucrarse es una obligación ética y moral para luego ejercer un derecho con la conciencia tranquila. Pero también es un sentido de pertenencia. Opinar por opinar no es bueno para nadie. Mirar para otro lado esperando soluciones mágicas, que otros hagan por nosotros, o echarle la culpa a terceros por nuestros problemas, es un camino de ida al lugar donde ahora estamos parados los farmacéuticos de toda la Argentina; mejor dicho donde ahora estamos de rodillas.
En forma aislada y voluntariosa, desde que me recibí, pero de manera oficial o institucional como presidente del CFC, hace cuatro años que vengo reclamando a viva voz y por escrito que los farmacéuticos TENEMOS QUE PARTICIPAR DE LA NEGOCIACIÓN Y FIRMA DEL CONVENIO PORQUE SOMOS PARTE. Aunque nos traten como convidados de piedra o nos quieran hacer creer que lo nuestro es menor o no vale, somos parte.
Somos parte y tenemos derechos porque las farmacias no son de Pami ni de la Industria; son nuestras. En consecuencia, la Red también es nuestra. Pami compra, la Industria fabrica, y nosotros dispensamos. Por ley somos los únicos que podemos dispensar medicamentos en todo el país. Donde hay un medicamento debe haber un farmacéutico. Lo contrario es ilegal y extorsivo. No reclamar ese derecho es de tontos, o de vendidos.
Por eso debe quedar bien en claro que somos tres partes y no dos como nos quieren hacer creer desde afuera y también algunos desde adentro. No es tan difícil entender esto. Y sin embargo muchos todavía no lo entienden, no lo quieren entender, o lo que es peor aún, ni siquiera lo han pensado porque no se involucran ni se informan.
Ya no sirve guardar silencio. Aquí el silencio no es salud. Tampoco alcanza con hacer diagnósticos, solamente. Lo que no se dice, se otorga. Por eso nunca callé, y menos desde que 28 votos me eligieron como contralor de la nueva gestión que en Cofa encabeza la colega Isabel Reinoso, a quien respeto profundamente y le deseo la mejor de las suertes.
Me siento honrado con la designación que me hicieron y les doy mi palabra que estaré atento como siempre y con mayor razón en estos días de diciembre. No sea cosa que mientras estamos ocupados con el asunto de las fiestas de fin de año, entre gallos y medianoche ya se haya firmado el nuevo Convenio entre Pami y la Industria con la visto bueno de la Cofa.
Gracias por la confianza.
Miércoles 14 de diciembre de 2016
Farm. Germán Daniele
Presidente CFC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *