La mejor farmacia

5 Ene

Anuario 1La farmacia que viene está llena de desafíos y oportunidades. Estar atento a los cambios que se vienen es indispensable para el desarrollo profesional y de la farmacia toda.

Como cada fin de año, se presenta la etapa de balances, de evaluaciones en cada uno de los aspectos que hicieron de otro año una etapa llena de cambios, desafíos y desarrollo. Y, a la vez, de nuevos proyectos, de expectativas, de ilusiones renovadas por lo que vendrá.

La farmacia argentina, año tras año, tiene constantes retos, tanto a nivel gestión como profesional, y es esa capacidad de adaptación, de previsión y de compromiso lo que la hace crecer.

¿Qué pasó, qué pasara? Todo lo que viene plantea interrogantes e incertidumbres, más aún ante la inminencia de un nuevo gobierno nacional. ¿Qué rumbo económico tomará el país? ¿Cómo afectará esto al consumo? ¿Qué papel jugará la farmacia? ¿Con qué herramientas contará el sector para su desarrollo?

Todas estas cuestiones forman parte del desafío de la farmacia que viene. Por esto es indispensable abrir los ojos y desplegar los radares para estar atento a los cambios que se vienen y no quedar rezagados en una competencia que no da tregua. Donde el paciente cliente se vuelve cada vez más exigente y reconoce cada uno de los aspectos que hacen de la farmacia su centro de salud por elección, tanto en el rol profesional como en cada uno de las acciones de marketing que mes a mes desarrollan los expertos en las páginas de dosis.

Balances

La gran incógnita es saber qué pasará con la farmacia argentina de cara al futuro. Pero, para eso, es necesario entender lo que ocurrió en 2015, cómo quedó planteado el panorama y qué logros alcanzó la farmacia argentina en cada uno de los campos que hacen al día a día.

Para esto, dosis consultó a diversos referentes del sector, que analizaron el año que se termina y se animaron a proyectar lo que vendrá para la farmacia argentina. Sin dudar, todos coincidieron en que 2015 fue un año difícil para el país en general, y eso no exceptúa a la farmacia.

“Arrastramos un control de precios muy estricto, con un crecimiento en facturación, que si bien ayudó, fue difícil de financiar; con mucho trabajo para que la farmacia pueda mantener el calce financiero que le permita seguir trabajando y donde los costos se elevaron mucho”, explicó Raúl Mascaró, presidente de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA).

No obstante, el directivo rescata la parte positiva. “Todo el sector, desde la industria hasta las farmacias, entendió que era muy difícil que a uno le vaya bien a costa del otro, como había pasado muchas veces. Por eso, entendimos que la única manera era trabajar juntos en tratar de mejorar un año difícil”, aseguró. Al respecto, indicó que esto se vio en el esfuerzo que hizo cada uno de los eslabones de la cadena de comercialización de medicamentos. Por caso, en mantener el convenio PAMI de la mejor manera posible.

Coincidente es la apreciación de Manuel Agotegaray, presidente de la Federación Farmacéutica Argentina (Fefara), que destacó “un hecho altamente positivo y bien visible para la totalidad de los actores de nuestro mercado: las instituciones que representan a las farmacias argentinas, COFA, la Federación Argentina de Cámaras de Farmacia (FACAF), Fefara y la Asociación de Farmacias Mutuales y Sindicales de la República Argentina (AFMSRA) hemos adoptado una política de permanente dialogo e intercambio de ideas, en procura de coincidencias y acciones conjuntas ante temas de común interés”.

Los representantes de las principales federaciones farmacéuticas del país señalaron también los logros que se han alcanzado este año, lo que abrirá nuevas oportunidades para el desarrollo de la profesión de cara a lo que viene.

Mascaró subrayó que COFA históricamente trabaja permanentemente para que la farmacia se jerarquice, con un farmacéutico cada vez más capacitado. “Este año creamos el Instituto Farmacéutico Argentino, que engloba todas las áreas que tiene COFA referente a cursos, certificación, asuntos profesionales y el Observatorio de Salud Medicamentos y Sociedad de manera organizada, a fin de tener una oferta de capacitación, tanto profesional como en lo referente a gestión y rentabilidad”, describió. Este instituto abre muchas esperanzas y expectativas para 2016, a fin de tener una capacitación más organizada y con mayor penetración para los farmacéuticos de todo el país.

Al respecto, Isabel Martínez, prosecretaria de COFA, agregó que estas políticas son a largo plazo. “Estamos sembrando una semilla que dará muy buenos frutos para la farmacia –manifestó–. La adherencia es progresiva, por lo que esperamos que cada vez más farmacéuticos formen parte y vean la enorme utilidad que tiene”.

Desde Fefara, Agotegaray enumeró grandes avances en beneficio de la farmacia, como ampliación de la red prestacional, incorporación de nuevos contratos con financiadores, expansión del sistema de provisión especial de medicamentos y servicios profesionales farmacéuticos, haciendo realidad la premisa “el medicamento sólo en farmacias”, entre otros. “Visto desde un plano más general, y como consecuencia de lo actuado en conjunto con las demás instituciones, se impulsó la sanción de una ley que declarará a la Farmacia Comunitaria como un servicio público. Esta voluntad se materializó mediante la firma de un documento llamado ‘Manifiesto de Pilar’”, añadió.

En marcha

Es innegable que la pequeña y mediana farmacia vive en una “crisis permanente”. Esto pone a prueba la real capacidad de los líderes de farmacia para salir de esa deriva y ponerse de cara al desarrollo.

“Las dificultades que se les presentan a las farmacias nunca son generadas por las farmacias”, sentenció la doctora Ana María Muñoz, farmacéutica egresada de la Universidad Católica de Córdoba, Posgrado en Neuromarketing y Directora de The Way Consultores.

Por lo general, los problemas que aquejan al día a día de la farmacia son generados por el macrosistema. No obstante, “si la farmacia está organizada y bien manejada, las dificultades la van a doblar, pero no a quebrar. En cambio, un manejo desprolijo terminará por perjudicarla”, sentenció.

Lo cierto es que para la especialista en neuromarketing existe poca autocrítica en el manejo de la farmacia. “Los malos resultados siempre son culpa de los de afuera. Es un patrón de conducta que se repite, no sólo en la farmacia, sino en toda la sociedad”, detalló. Entonces, la crisis de la farmacia seguirá existiendo hasta que el encargado de su conducción entienda que debe empezar a corregir los errores desde adentro.

“Las farmacias que lograron ver que tienen una vida propia, que saben cómo cautivar y enamorar a sus clientes podrán sobreponerse a cualquier crisis. Si bien no será una época dorada, sí estará preparada para lo que viene con mejores perspectivas. Si uno hace las cosas bien, tomando conciencia de la profesionalidad de su farmacia, contribuirá para el bienestar en todo aspecto”, aseguró.

La farmacia debe apuntar al paciente cliente. Es su principio y su fin. Por lo tanto, la farmacia actual necesita entender más al consumidor. “Mirar más sus necesidades, atender al paciente cliente de una manera diferenciada. Allí debe poner su atención, en vez de fijarse tanto en lo que hace la competencia. Es necesario adecuarse al contexto. No temerle al cambio”, agregó Muñoz.

La ventaja que tiene la pequeña y mediana farmacia es el contacto personal con su cliente paciente. Es lo que la diferencia de las grandes cadenas y el pilar sobre el cual debe apoyarse para su desarrollo.

La directora de The Way Consultoresexplicó que “las neurociencias ayudan mucho a interactuar de manera eficiente con el consumidor. Si bien éste puede ser ‘infiel’ de vez en cuando, no lo será siempre, ya que lo que privilegia es ser reconocido, una atención personalizada que en ‘su’ farmacia puede encontrar”. Al respecto, agregó que la pequeña y mediana farmacia debe utilizar la empatía e interactuar mucho con su consumidor para no perderlo como cliente.

“Es importante entender también que al cliente no se lo cautiva únicamente con ofertas o promociones –completó–. Es necesaria la suma de factores (optimización del local, aromas, sonidos, iluminación, limpieza, atención, etc.) que hacen de la experiencia de compra una experiencia agradable”.

Entonces, una farmacia que se adecúe a una buena estrategia de marketing con la aplicación de neurociencias tiene enormes posibilidades de crecer.

Más desafíos

Sigue en la columna del “debe” el cumplimiento de la ley sobre el manejo de medicamentos. Éste debe pasar siempre por la farmacia, pero en la actualidad sigue sin cumplirse. ¿Cambiará esa realidad en 2016?

“La dirigencia política siempre vio al medicamento como un anexo a la salud, pero como un gasto más. Creemos que el medicamento y el farmacéutico deben estar insertos en el sistema de salud como una herramienta”, sentenció Mascaró.

Una de las principales luchas que embanderan los colegios se enfoca en que el medicamento esté en la farmacia. Hoy, algunos medicamentos (como los oncológicos o el VIH, por ejemplo) no pasan por la farmacia.

“En el caso del VIH, el farmacéutico puede hacer que se ahorre mucho dinero, tanto en internaciones como en enfermedades asociadas, por ejemplo, debido a que es un profesional capacitado para hacer cumplir la adherencia al tratamiento”, ejemplificó el presidente de COFA, que se lamentó del enorme potencial desperdiciado del farmacéutico. “Es muy grande lo que tenemos para dar, pero lamentablemente no podemos intervenir en un medicamento que hoy no tenemos en la farmacia, más allá de que el farmacéutico está capacitado para su manejo”, agregó.

En este contexto, indicó que “los farmacéuticos tenemos mucho para aportar en la reducción de gastos por un uso racional de medicamentos. La intervención del farmacéutico es una inversión para la optimización del gasto en salud”.

Por su parte, Agotegaray indicó que “ante las dificultades crecientes que enfrentan los financiadores para encuadrar gastos dentro de los presupuestos disponibles, u ofrecer una cobertura igualitaria en todo el país y/o lograr una atención satisfactoria para sus afiliados en un escenario de limitados recursos, venimos en su auxilio con un esquema de atención basado en estos pilares:

·         Implementación de sistemas de administración y control de prestaciones, procurando el uso racional del medicamento.
·         Optimización de la prestación farmacéutica, brindando servicios de calidad sin incrementar los costos.
·         Acceso generalizado a prestaciones farmacéuticas basadas en criterios científicos, epidemiológicos y de evaluación económica.”

Isabel Martínez, en tanto, consideró que hay un nuevo paradigma del farmacéutico, ya no sólo como un dispensador de medicamentos, sino integrado a la acción terapéutica, involucrándose de manera más amplia en la sociedad y en el sistema de salud. “El objetivo es a futuro que el farmacéutico forme parte de los equipos de política en salud, lo cual es muy importante, ya que es el farmacéutico el experto más idóneo en el manejo de medicamentos”, recalcó.

Lo que viene

Todos los consultados coinciden en que lo que viene plantea enormes desafíos para la farmacia, dentro de un marco de incertidumbre que genera la asunción de un nuevo gobierno.

A pesar de eso, Mascaró indicó que comienza un 2016 “con mucha fuerza en seguir trabajando para el crecimiento de la farmacia, con más capacitación”.

Justamente, el próximo año tendrá nada menos que la organización por primera vez en el país del Congreso Mundial de de Farmacia y Ciencias Farmacéuticas de la FIP, que celebrará su 76ª edición en agosto en Buenos Aires, el cual fomentará la necesidad del farmacéutico de seguir buscando capacitación. “Servirá para enriquecerse de experiencias y sumar aspectos positivos para el crecimiento”, indicó el presidente de COFA.

En tanto, una de las banderas de la farmacia argentina es el modelo sanitarista. “Nos acercamos mucho a un modelo ideal sanitario. Faltaría resolver cuestiones que atañen a la situación económica del país, así como el reconocimiento profesional. Pero, en definitiva, el argentino es un modelo de farmacia que la mayoría de los países quiere imitar”, subrayó Mascaró.

Su par de Fefara embanderó la necesidad de seguir impulsando el uso racional del medicamento, la utilización del Vademécum Nacional Farmacéutico, la prescripción por denominación común internacional, la fijación de una política de precios de referencia farmacéutica, el acceso al medicamento para toda la población, trabajar en favor de la sustentabilidad de las farmacias y propiciar acuerdos con el sector público, tanto nacional como provincial, para aportar toda nuestra experiencia, capacidad técnica y operativa, a fin de colaborar a la mejor atención de los pacientes del sector público, comprometiendo la colaboración y asistencia de toda nuestra red de farmacias.

Por último, Mascaró deseó que en 2016 “el farmacéutico tenga una mirada positiva, que se involucre en la salud pública, que participe en su Colegio y que entienda sólo el trabajo en equipo hará que la farmacia crezca. El ‘sálvese quien pueda’ no sirve. La única manera es el trabajo en conjunto.

El año que viene plantea un gran desafío. La pequeña y mediana farmacia debe aggiornarse, entender al consumidor, así como el contexto de mercado. No temerle a las nuevas tendencias, tal vez comprendiendo que a veces es necesario invertir para poder crecer.

Fuente: revista DOSIS

Deja un comentario