¿Hay relación entre la hipertensión y el invierno?

La presión arterial suele incrementarse durante la época más fría del año, afectando particularmente a los adultos mayores. Los pacientes hipertensos deberían controlarse antes de que lleguen las bajas temperaturas. También tendrían que mantener una alimentación saludable y realizar actividad física.
Por Pablo Rodríguez, Miembro de la Comisión Directiva de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA)

Los cambios estacionales de la presión arterial se conocen desde hace varios años. En el verano -o ante temperaturas ambientales elevadas- la presión suele bajar, mientras que en invierno tiende a aumentar. En ambos casos los cambios son discretos o mínimos, principalmente en los pacientes considerados individualmente. En promedio, la presión en invierno puede incrementarse hasta 10 mmHg (para la presión sistólica o máxima), y hasta 5 mmHg (para la presión diastólica o mínima). A modo de ejemplo, si su presión habitual es de 120/80 mmHg (12/8), en épocas de bajas temperaturas puede llegar hasta 130/85 mmHg (13/8,5).

Estos cambios estacionales son más notables en niños y ancianos, aunque las implicancias clínicas son más relevantes en estos últimos, particularmente entre los mayores de 80 años. Por ejemplo un estudio efectuado en Francia indicó que las tasas de lecturas de presión arterial alta aumentaron de 23,8% en verano a 33,4% en invierno. Según los investigadores, este hallazgo podría ayudar a explicar las variaciones estacionales de la enfermedad y la muerte por accidente cerebrovascular, rotura de vasos sanguíneos o aneurisma.

La mayoría de los especialistas coincide en afirmar que la causa principal del incremento de la presión arterial en invierno sería la vasoconstricción por las bajas temperaturas. Los ancianos ya tienen arterias menos elásticas per se, por lo que el impacto de la vasoconstricción en esta población sería mayor. Por otra parte, un estudio realizado en Sudáfrica indicó que el aumento de la presión arterial en invierno sería superior en poblaciones de menor nivel socioeconómico.

Riesgo cardiovascular

Hasta la fecha no existen investigaciones suficientes que evalúen el impacto del aumento de la presión arterial en invierno sobre el riesgo cardiovascular. Sin embargo, un estudio realizado con población china evidenció que la mortalidad de origen cardiovascular se incrementa en virtud de este cambio de la presión arterial por descenso de la temperatura en invierno. En tanto, en la Argentina no existen datos de este tipo.
En nuestro país no hay un concepto arraigado del riesgo que podría acarrear la relación hipertensión / bajas temperaturas. Si bien los cambios de la presión arterial que se observan generalmente no requieren ajustes del tratamiento habitual, se debe recomendar a los pacientes hipertensos que se realicen controles tensionales al iniciar el período invernal y durante el mismo. En casos de verificar un aumento de la presión arterial en relación a los valores habituales -y principalmente si la presión arterial supera los límites de 140/90 mmHg (14/9)- se recomienda consultar al médico. Considerando que la hipertensión arterial es una enfermedad silenciosa, no deben esperarse síntomas específicos vinculados al aumento tensional.

Por otro lado, la temporada invernal se asocia generalmente a la ingesta de comidas con mayor contenido calórico, y a una disminución de la actividad física. Aun cuando el efecto de estas modificaciones sobre el riesgo cardiovascular es desconocido, mantener una alimentación saludable y realizar actividad física son medidas fundamentales para la salud de los pacientes, y no deberían ser interrumpidas por los cambios de estación.

Lecturas recomendadas
· Alpérovitch A, Lacombe JM, Hanon O, Dartigues JF, Ritchie K, Ducimetière P, Tzourio C. Relationship between blood pressure and outdoor temperature in a large sample of elderly individuals: the Three-City study. Arch Intern Med. 2009 Jan 12;169(1):75-80.

· Cois A, Ehrlich R. Socioeconomic Status Modifies the Seasonal Effect on Blood Pressure: Findings From a National Panel Study. Medicine (Baltimore). 2015 Sep;94(35):e1389.

· Yang L, Li L, Lewington S, Guo Y, Sherliker P, Bian Z, Collins R, Peto R, Liu Y, Yang R, Zhang Y, Li G, Liu S, Chen Z; China Kadoorie Biobank Study Collaboration.. Outdoor temperature, blood pressure, and cardiovascular disease mortality among 23 000 individuals with diagnosed cardiovascular diseases from China. Eur Heart J. 2015 May 14;36(19):1178-85.

Acerca de SAHA
La Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial fue fundada en el año 1992 por un grupo de pioneros y visionarios que, reconociendo a la hipertensión arterial como una afección con un necesario enfoque multidisciplinario, convocaron a colegas provenientes de distintas profesiones y especialidades para que se agruparan en una institución que fuera el marco de estos diversos intereses.
El nacimiento de la SAHA está íntimamente ligado a nombres y personajes de enorme peso científico y académico y de prestigio nacional e internacional. Nada menos que dos premios Nobeles, como Luis Federico Leloir y Bernardo Houssay forman parte del árbol genealógico que posibilitó, en la persona de Carlos Taquini, el origen de nuestra sociedad. También debe mencionarse en ese grupo de investigadores relevantes, al Dr. Eduardo Braun Menéndez, quien describió la angiotensina, en simultáneo con los hallazgos de Irvin Page en Estados Unidos y del Dr. Juan Carlos Fasciolo, quien participó y continuó con las investigaciones en esa área.

Es así que en la década del noventa, de modo casi casual y por la voluntad de dos almas inquietas, comienzan los preparativos para el nacimiento de la SAHA. El encuentro de Carlos Taquini y Emilio Kuschnir, fueron la simiente para el desarrollo de lo que hoy vemos concretado en esta sociedad pujante y prolífica.
Desde otro punto de vista, el crecimiento de la institución, verificado en el incremento del número de socios, ha quedado plasmado, a su vez, en nuestra sede institucional: desde la Casa Museo Houssay, pasando por la sede de la calle Lavalle, a un espacio luminoso y confortable en la calle Perón 1479, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Para más información ingrese a: www.saha.org.ar