BODAS DE ORO DEL COLEGIO SAN JOSÉ

5 Nov

Jorge A. Marcos, más conocido como el rector, dirigió los destinos de esta Institución por 30 años y como el mismo expresa “estuve entre Dios y el Santo Luis Orione”.

 

Escribe Dr. Juan José prieto, Farmacéutico Nacional

Es muy evidente que la historia de las instituciones es marcada por las personas; de su voluntad, sacrificio y dedicación depende el éxito y sobre todo que perduren en el tiempo; es así que las nuevas generaciones tienen la obligación moral de recordar a quienes han construido lo que ellos disfrutan; además, es un modo de evitar que lo logrado se derrumbe, es decir, es vital “recordar y conocer la historia para tener un mejor presente”. Gran parte de la crónica del Colegio San José ha estado en manos de Jorge Marcos, ese Profe de Historia que muchos de mi generación recordamos cariñosamente como el Rector.

Jorge A. Marcos y Elsa S. Pérez se unieron en matrimonio en 1973, teniendo dos hijos (Walter Alberto y Andrea Susana), su infancia fue un tanto difícil “nací y me crie orgullosamente en un rancho de barro, con alero mirando al lado del sol, concurrí a la Escuela rural Nº 16, por lo que hacía cuatro leguas a caballo de ida y vuelta, de lunes a viernes, durante seis años, mi primera maestra la Sra. Dalila Torres, mis padres fueron de poca escuela, pero de mucha educación y cultura, me enseñaron lo que implica el respeto “respetar para ser respetado” y del valor de la palabra “cumplir lo que se dice”, la importancia de la humildad, la honestidad “ganarse el pan con el sudor de su frente”, “con esfuerzo y sacrificio se puede” premisas que intente trasmitirles a mis hijos”.

El secundario lo cursó de 1957 a 1962 en el Colegio Nacional de General Villegas, y en abril de 1964 ingresó en el Profesorado de Historia en el Instituto María Inmaculada de Lincoln, posteriormente “en 1966 comencé a dar clases en el Instituto Mariano Moreno de Pasteur, celador nocturno en el Colegio Industrial de Lincoln y con horas de cátedra en el Instituto de El Triunfo”; “en 1969 me fui a General Pico”, hasta que en 1970, el Consejo de Administración del Instituto Comercial San José B-432 lo fue a buscar, “me venció la nostalgia, por ello regreso”, “Los Sres. Miguel Colombo, Juan Laxagueborde, Orlando Eresuma, Valentín Duran, Negro Tapia me recibieron y no solo ofrecieron sino me dieron toda clase de colaboración, a ellos mi reconocimiento y agradecimiento”.

En los comienzos la economía del Instituto no fue de lo mejor, existía una abultada deuda “logramos pagarla en cuotas”, allí es donde surgen los “Cremascos anónimos” que ponen lo único que un ser humano jamás recupera “su tiempo”, más el trabajo y su dinero permitieron sacar todo adelante.

“En el aspecto pedagógico armamos un grupo humano de una gran capacidad logrando todo lo bueno, fue lo que permitió salir del pozo; la mayoría profesores locales, algunos ex alumnos, pocos de afuera, una bibliotecaria diplomada, cordobesa ella, y los que no tenían el título de Profesor trabajaban de igual manera, codo a codo”.

“Las listas para archivo, curso por curso y año por año, estaban en manos de la Sra. Marta Venier, de pagar al personal se encargaba su esposo Jorge Vilanova; la contabilidad (cuotas, fiestas, rifas, etc.) y mientras estuvo en vida las llevaba Don Pascual Vilanova, luego personal de secretaría; en otros momentos fueron llevadas por el padre Luis Gastaud, Mario Barberis y una Sra. de Tejedor”.

Del Secundario se hizo cargo Jorge Marcos cumpliendo la función de Director durante 30 años, mientras que en la Primaria la Directora fue María Elisa “licha” Vilanova “llevó el primario a la cúspide”.

“Los ex alumnos es lo que me ha dejado mi vida profesional, muchas cosas vividas, tantas anécdotas, con la mayoría tengo un excelente trato y algunos buenos amigos y eso es con lo que me quedo, mi lugar era el de tomar decisiones y algunas fueron duras y drásticas”.

Es muy evidente que en su vida profesional el Instituto Comercial San José ocupa el primer plano, “allí pase lo mejor y también las mayores dificultades”; “tuve la dicha y la bendición de trabajar y conocer a los Sacerdotes, el Provincial, el Ecónomo, etc., de la pequeña obra de la Divina Providencia de San Luis Orione”; “de ellos guardo los mejores recuerdos, pero me gustaría destacar al Padre Cassol por que ante una dificultad a todo le encontraba una solución, su sotana parecía de oro, con ella todo lo conseguía”, “mi mejor colaborador el Padre Luis Gastaud”. “Todos vivificaban la palabra, no la parafraseaban, la vivían, la mostraban. Cuando se fueron en 1987, allá por Junio fue para mí un día muy triste”.

Por estos tiempos y al cumplirse 50 años de esta noble Institución son justas las celebraciones, por ello “rindo un merecido homenaje

*.-al Reverendo Padre Cremasco, con su empuje fue el creador del Instituto Comercial San José B-432, pero lo siguieron varios Cremascos anónimos que pusieron tiempo, trabajo y dinero”;

*.-“a los primeros profesores que trabajaban dos años gratis”; de 1º a 5º año había que trabajar dos años sin cobrar y si tenían suerte percibían algún dinero;

*- “a los suplentes que ni figuraron en los libros, ni en las planillas”, como no cobraban para que iban a figurar, a ellos los defino como los anónimos de anónimos”;

*- a los que con su contribución ayudaron hacer las aulas, amueblamiento, adquirir material didáctico, papelería y mantener lo que estaba hecho, así como becar a los más necesitados”.

*-Quiero destacar que poníamos nuestros propios vehículos para trasladar a los Inspectores, por aquellas épocas no había colectivos”.

“A todos ellos mi reconocimiento y agradecimiento”.

El transitar por esta vida nos deja enseñanzas, vivencias buenas y malas, dolor, pasión, etc., y allí suelen surgir las anécdotas, “Recuerdo situaciones increíbles como la de Marcela que llevó en tren al ejercito de Belgrano al norte; la de una alumna que dijo que el Virrey se llevo a Córdoba la caja de resonancia, cuando en realidad se había llevado el tesoro nacional; la de Jorge Santos que un lunes, en pleno recreo de las 10:00 hs, me puso la marcha de Boca campeón después de una final ganada a River; la de los hermanos Riera que el lunes después del clásico ganado por los rojos a los verdes se pusieron la camiseta roja en el aula; las andadas de Juanjo Laxagueborde que le prohibía hablar cuando lo llevaba a la Dirección, porque si no te la ganaba; el día que me perseguía por la galería con el horario armado y tantas cosas más. Las ocurrencias de Fermín “Lito” Farías, los enojos de Jorge Vilanova, mis ciertos días de mal humor, todo servía”.

En este lugar conocí a Elsa, me case, fue mi bastón, mi respaldo, me banco absolutamente todo, me dio dos hijos maravillosos y como consecuencia mis tres nietos del mismo tenor”, lo resume diciendo “tengo una mujer con todas las letras”.

Toda entidad tiene un origen, un camino, el cual debe ser recorrido, y allí toman posición los análisis “esta es una institución privilegiada, donada y fundada por la familia Balbiani, pero creada por inspiración Divina de San Luis Orione, un Santo, fue quien la bendijo al igual que al pueblo, dio la comunión e hizo una procesión del Sagrado Corazón, predijo cosas que después ocurrieron, por ello quiero decirles a los docentes, de este instituto, que siempre deben ser docentes distintos, ya que pertenecen a un Colegio Católico y por tener que vivificar la palabra, practicarla y alcanzar el carisma de la Obra de la Divina Providencia, practicar la caridad del corazón “la caridad y nada más que la caridad salvará al mundo”.

A la hora de los reconocimientos, agradecimientos y quizás de una evaluación final “agradezco a todos con los que trabaje, si algo hemos conseguido estoy totalmente convencido que fue en forma mancomunada”, por ello “a mis ex colegas y ex alumnos quiero expresarles que los quiero de corazón”.

Seguramente muchas son las generaciones que desean dejar un mensaje, en mi caso personal y en esta ocasión tan especial lo dejé en manos de quien por 30 años dirigió los caminos de muchos adolescentes Tresalgarrobenses.

“Ave María y adelante”, “Feliz cumpleaños a nuestro querido Instituto San José”

MundoFarmacia

Mundo Farmacia es una Revista digital creada y dirigida por Mario Galante. Tiene sus comienzos allá por el año 2010 donde fue en primera instancia una revista impresa de tirada mensual. Hay pasados unos años se gesta de manera digital para llegar a todos los rincones de la República Argentina.

Deja un comentario