Análisis sobre la suspensión del Honorario Farmacéutico Nocturno

28 Jul

12Ante la fuerte presión ejercida por el Ministerio de Salud y la Defensoría del Pueblo Bonaerense, se decidió no cobrar el arancel adicional por dispensa durante los servicios farmacéuticos nocturnos.
Escribe Dr. Juan José Prieto, Farmacéutico Nacional

Como consecuencia de que el Honorable Consejo Directivo del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires –CFPBA- resolviera que “los farmacéuticos bonaerenses cobraran un arancel adicional durante los turnos” se han vivido horas de enormes vaivenes de opinión en los distintos sectores de la sociedad argentina, incluso de los propios farmacéuticos que se oponen al honorario diferencial, que derivaron en la generación de una gran polémica que terminó por llegar a los medios de comunicación más importantes del país.
Básicamente este plus pretendía paliar la alicaída rentabilidad de las farmacias bonaerenses con el objeto de sostener un modelo de farmacia cada día más profesional, significando un reconocimiento al ejercicio profesional de aquellos colegas que asumen la prestación de un servicio público sanitario en el horario nocturno y los días feriados, o no laborables. Cabe destacar, que esta Resolución se sustentaba en inquietudes vertidas por profesionales farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires quienes manifestaron el esfuerzo y los costos que deben asumir para poder cumplimentar con este servicio público sanitario y que es tan importante para la salud de una comunidad.
Ante las diferentes opiniones encontradas es que resulta importante aclarar que a este honorario farmacéutico nocturno (HFN) no se lo debe considerar un plus o sobreprecio; el mismo debe ser considerado como parte del sueldo de un profesional que trabaja 36 horas seguidas en los turnos, y que como tal merece un reconocimiento extraordinario, como ocurre en tantos ámbitos de nuestra cotidianidad. Se trata de una iniciativa que está de acuerdo a los atributos que la ley confiere a esta entidad colegiada y en cumplimiento con la responsabilidad delegada por el Estado, que pretende reconocer ese trabajo y darle sustentabilidad al ejercicio profesional.
Si bien somos conscientes que estamos frente a un escenario muy sensible, en donde los padecimientos sociales son enormes, sumarle este plus implicaría en algún aspecto profundizar el problema, pero también es momento para que se nos reconozca o se nos ayude a resolver nuestras graves dificultades y que hasta el momento han sido banalizadas por muchos dirigentes y/o diferentes sectores de nuestra sociedad (incluido el Defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, quien nunca se había expedido).
En todo momento, y a pesar de sumergirnos paulatinamente en una profunda crisis, los farmacéuticos hemos sido respetuosos de las reiteradas medidas impuestas por el Estado Nacional para retraer el aumento de precios determinado unilateralmente por la Industria Farmacéutica. Es conocido que las farmacias no fijamos precios, ni especulamos con las necesidades de nuestros pacientes, no somos comerciantes, sino profesionales de la salud que pretenden vivir de su ejercicio profesional a pesar de la presión económica cada vez mayor que ejercen los laboratorios productores de medicamentos y sus empresas, que administran las Obras Sociales más importantes del país. Por todo, resulta imprescindible garantizar la viabilidad de la farmacia profesional y comunitaria, a través de acciones concretas:

>disminuir notoriamente las altas bonificaciones impuestas por las Obras sociales, las que resultan confiscatorias;

>disminuir el plazo de pago de nuestras prestaciones (en algunos casos llegan a ser de hasta 120 días);

>que todo medicamento, cualquiera sea su condición, pase por la farmacia;

>impedir los avances de otros intereses contra el sector, como es el caso del proyecto impulsado por la ANMAT que pretende crear la figura de distribuidoras de medicamentos, entre otros;

>condiciones comerciales leoninas impuestas por la Industria farmacéutica y que agobian cada vez más a las farmacias;

>que no se banalice nuestro justo reclamo ante la opinión pública, dándole la seriedad que merecemos como profesionales de la salud, permitiendo mejorar nuestro honorario paupérrimo; etcétera.

Por su parte, el Defensor del Pueblo, Dr. Carlos Bonicatto, recomendó a las autoridades farmacéuticas provinciales que revisen la iniciativa, incentivando una serie de reuniones para resolver los problemas que reclaman los farmacéuticos. Bonicatto se comprometió a partir de ahora, a hacer consultas a distintos organismos provinciales y nacionales, para intentar encontrar una solución a la situación que plantean los profesionales farmacéuticos. Es decir, que se dejó expuesta la situación, las necesidades del sector y ante esta buena relación generada a partir de esta cuestionada Resolución, impulsada por la entidad que preside la Farmacéutica María Isabel Reinoso, es que se decidió tomar la recomendación del Defensor del Pueblo, sin renunciar a nuestros reclamos y en busca de una solución que nos contenga a todos los afectados y que nos permita vivir dignamente de nuestra profesión, así como sentirnos valorados por la comunidad.
Para finalizar, y como profesional Farmacéutico que ejerzo en una pequeña localidad del noroeste bonaerense, centralizado en el Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires, observo cada vez más complicado nuestro ejercicio profesional, pero lo que más duele es detectar como algunos colegas con evidentes malas intenciones no suman, sino que restan a nuestro objetivo supremo que es lograr la definitiva unidad sectorial, haciendo que no podamos defendernos a nosotros mismos (ya que seguimos divididos y con nuestra egomanía intacta). Me resulta agobiante, y hasta nauseabundo, observar como maliciosamente atacan a unos dirigentes que se la jugaron poniendo en escena una realidad, que equivocados o no tuvieron el coraje de crear este medio de cultivo que si lo miramos con una óptica positiva servirá para poner en escena todas nuestra miserias cotidianas, y quizás mejorarlas logrando nuestros múltiples deseos profesionales.

Mensaje final para el sector farmacéutico
Colegas, dejemos de lado las mezquindades políticas, y sumemos a la verdadera defensa de nuestros derechos, con ideas claras y no desde la crítica cómoda o simplemente destructiva. Algunos, con estas actitudes dan vergüenza ajena y alimentan a quienes por intereses creados nos quieren fuera del sistema.

Deja un comentario